Blog

Cuando el desorden afecta el impacto de la imagen

Se dice que las personas desordenadas “tienen un orden dentro de su desorden” sin embargo, ante los ojos de las personas se proyecta una imagen que puede afectar seriamente la credibilidad, eficiencia. El desorden incluso te puede llevar a problemas mayores.

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio en donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

La imagen es percepción, es cómo a través de la apariencia, la comunicación y el comportamiento se envían mensajes en los cuales se siembra en las personas tu forma de ser, de pensar, personalidad. Ser desordenado (da)  es una característica que puede afectar seriamente el impacto de tu imagen pública ante los demás porque se relaciona con caos, poca efectividad, desorganización, falta de interés, problemas y miedos personales.

Abordaré tres situaciones en donde el desorden puede no resultar favorecedor para lograr una excelente imagen:

1.- El clóset desordenado: tener un armario desordenado no favorece con el objetivo de un guardarropa funcional y práctico. Tener la ropa amontonada, desordenada te hace perder tiempo buscado las cosas (ropa, accesorios, los zapatos). Al estar todo apretando la ropa se arruga con mayor facilidad, de igual forma es complicado identificar qué cosas están en buen estado, no detectas cual es la ropa que ya no se usa con la misma frecuencia e incluso te lleva a realizar compras por impulso y no por necesidad porque no sabes al cien que es lo realmente tienes en el clóset.

2.- La casa desordenada: al tener invitados en casa el papel como anfitrión (na) es fundamental; sobre todo una sala o baño desordeno no favorece con la imagen. No se trata solo de cuando tienes invitados en una cena formal, cierta celebración; es siempre, es el gusto de tener visita, reunirse con los amigos, los vecinos, la familia, con eso es suficiente para abrir las puertas de la casa; por lo tanto, el papel como anfitriones, es cuidar la imagen de cada rincón del hogar: desde la cocina, la sala, el comedor, el sanitario. Todo debe estar en orden para así ofrecer una excelente atmósfera a los invitados.

Las dos situaciones antes mencionadas con relación al desorden son muy íntimas, sobre todo porque no todas las personas tienen acceso a nuestro clóset o quizá no eres una persona que recibe con frecuencia invitados en casa; pero ¿qué pasa cuando tu parte desordena está expuesta ante las personas? Como es en el ámbito laboral en donde incluso puede llegar a afectar tu reputación profesional.

3.- El escritorio desordenado: un colaborador con un escritorio desordenado puede afectar seriamente su imagen profesional porque se puede creer que “que te llevará más tiempo encontrar los documentos en todo ese desorden de papeles”. El orden en el ámbito profesional no siempre tiene que llevarse a acabo, según la profesión las investigaciones han demostrado que las personas más creativas o que están relacionadas con ciertas actividades se desarrollan mejor en un entorno “desordenado”; sin embargo, si es importante reflexionar si tu parte “desordenada” está afectando tu desempeño laboral.

El desorden puede provocar una falta de seguimiento de pendientes, dar un mal servicio, y esto afectar la reputación de la empresa, la imagen como jefe y la imagen profesional del colaborador.

Recuerda que la imagen es percepción, y el desorden puede ser una característica que afecte el impacto de tu imagen.

Te espero en el siguiente tema de “Cualidades Exquisitas”, sonríe.

Deja un comentario

Categories
Suscribete y recibe mis consejos y recomendaciones.