Cuando el desorden afecta el impacto de la imagen

Se dice que las personas desordenadas “tienen un orden dentro de su desorden” sin embargo, ante los ojos de las personas se proyecta una imagen que puede afectar seriamente la credibilidad, eficiencia. El desorden incluso te puede llevar a problemas mayores.

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio en donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

La imagen es percepción, es cómo a través de la apariencia, la comunicación y el comportamiento se envían mensajes en los cuales se siembra en las personas tu forma de ser, de pensar, personalidad. Ser desordenado (da)  es una característica que puede afectar seriamente el impacto de tu imagen pública ante los demás porque se relaciona con caos, poca efectividad, desorganización, falta de interés, problemas y miedos personales.

Abordaré tres situaciones en donde el desorden puede no resultar favorecedor para lograr una excelente imagen:

1.- El clóset desordenado: tener un armario desordenado no favorece con el objetivo de un guardarropa funcional y práctico. Tener la ropa amontonada, desordenada te hace perder tiempo buscado las cosas (ropa, accesorios, los zapatos). Al estar todo apretando la ropa se arruga con mayor facilidad, de igual forma es complicado identificar qué cosas están en buen estado, no detectas cual es la ropa que ya no se usa con la misma frecuencia e incluso te lleva a realizar compras por impulso y no por necesidad porque no sabes al cien que es lo realmente tienes en el clóset.

2.- La casa desordenada: al tener invitados en casa el papel como anfitrión (na) es fundamental; sobre todo una sala o baño desordeno no favorece con la imagen. No se trata solo de cuando tienes invitados en una cena formal, cierta celebración; es siempre, es el gusto de tener visita, reunirse con los amigos, los vecinos, la familia, con eso es suficiente para abrir las puertas de la casa; por lo tanto, el papel como anfitriones, es cuidar la imagen de cada rincón del hogar: desde la cocina, la sala, el comedor, el sanitario. Todo debe estar en orden para así ofrecer una excelente atmósfera a los invitados.

Las dos situaciones antes mencionadas con relación al desorden son muy íntimas, sobre todo porque no todas las personas tienen acceso a nuestro clóset o quizá no eres una persona que recibe con frecuencia invitados en casa; pero ¿qué pasa cuando tu parte desordena está expuesta ante las personas? Como es en el ámbito laboral en donde incluso puede llegar a afectar tu reputación profesional.

3.- El escritorio desordenado: un colaborador con un escritorio desordenado puede afectar seriamente su imagen profesional porque se puede creer que “que te llevará más tiempo encontrar los documentos en todo ese desorden de papeles”. El orden en el ámbito profesional no siempre tiene que llevarse a acabo, según la profesión las investigaciones han demostrado que las personas más creativas o que están relacionadas con ciertas actividades se desarrollan mejor en un entorno “desordenado”; sin embargo, si es importante reflexionar si tu parte “desordenada” está afectando tu desempeño laboral.

El desorden puede provocar una falta de seguimiento de pendientes, dar un mal servicio, y esto afectar la reputación de la empresa, la imagen como jefe y la imagen profesional del colaborador.

Recuerda que la imagen es percepción, y el desorden puede ser una característica que afecte el impacto de tu imagen.

Te espero en el siguiente tema de “Cualidades Exquisitas”, sonríe.

5 Recomendaciones para ordenar el clóset

Un clóset ordenado se convierte en un aliando al momento de vestir, te ayuda a encontrar las cosas rápido, identificas con mayor facilidad qué te falta, y confirmas que todo esta en excelentes condiciones.

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

Para lograr un clóset funcional revisa periódicamente el armario, lo más importante es ser honesto (na) con las prendas a revisar, quizá es algo que te regalaron ¡pero no te gusta! no es de tu talla actual o es una pieza que ya esta desgastada o percudida.

La ropa que no usas en dos meses difícilmente la vas a utilizar; tendrás ciertas excepciones como puede ser: alguna prenda de gala, abrigo, traje sastre, vestido de noche, etcétera. Sin embargo, todo lo que esta en tu clóset debe estar lleno de “esta es mi prenda favorita” y usar constantemente.

Lo ideal para lograr un clóset ordenado es: tener solo lo necesario y lo que en verdad utilizas. Lo que no usas lo puedes donar, reciclar o vender ¡Deja espacio en el armario para lo nuevo!

Te invito a seguir estas 5 recomendaciones para ordenar tu clóset:

1.- Tener la ropa de la estación: lo más importante es tener espacio en el clóset para mover y busca la ropa, por lo tanto cuando sea primavera – verano, guarda la ropa de otoño – invierno, y viceversa. Esto te ayuda a tener a la vista solo las prendas de la temporada.

2.- Separar por tipo: las camisas con las camisas, pantalones con pantalones, faldas con faldas, sacos con sacos, etc. De igual forma separa la ropa según sus características, la que se cuelga en ganchos y la que es mejor guardar doblada para no deformar como es el caso de la ropa de punto, los suéteres o playeras.

3.- Ordenar por colores: acomodar la ropa por colores te ayuda en varias cosas: detectar cuál es el color que  predomina en tu ropa (una vez identificado, te recomiendo dejar de comprarlo e incluir otra gama a tus  prendas). También logras reconocer con mayor facilidad qué colores le faltan a tu guardarropa; y lo mejor, al momento de pensar cada día en tu outfit  es más rápido lograr la combinación con cada pieza

4.- Los ganchos y la ropa hacia el mismo lado: lo óptimo es colgar la ropa hacia el mismo lado porque es más sencillo de acomodar y práctico para ver; incluso, colocar los ganchos hacia el mismo lado facilita el movimiento de sacar la ropa. Para lograr el orden en tu clóset considera la diversidad de ganchos, como son: para cintos, para pantalones, etcétera, con esto optimizas los espacios y siempre será la mejor inversión sobre todo si son de calidad.

5.- Organiza el resto del armario: ordenar de igual forma tu calzado, ropa interior, accesorios, cinturones, etcétera. Aplica las mismas recomendaciones de organizar por color y por tipo.

 

Adquiere los artículos que sean necesarios para lograr con mayor facilidad el orden, como son, cajas, organizadores, separadores, bolsas. Al momento de revisar tu clóset, aprovecha para limpiar o pintar; coloca piezas que absorben la humedad y pedacitos de cedro para eliminar los olores. Un clóset limpio y ordenado es el mejor aliado para iniciar con el cuidado tu imagen.

Te espero en el siguiente tema de “Cualidades exquisitas”, sonríe.