Recomendaciones de imagen y urbanidad al hacer ejercicio

Una persona que se siente bien, se ve bien. Siempre he compartido la expresión ¡Imagen es actitud! Por salud se recomienda realizar alguna actividad física para mejorar la circulación, tener mejor condición física, bajar de peso, etcétera; pero sobre todo para estar de buen humor. Esta comprobado que la persona que hace ejercicio le dicen adiós al estrés,  vive más relajada y feliz  y eso se proyecta en una actitud positiva lo cual favorece al impacto de la imagen.

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

Actualmente las marcas nos presentan coordinados modernos en color y textura que ayudan a realizar con mayor comodidad la actividad física; así que olvida por completo hacer ejercicio con la ropa vieja, manchada o fea. Si eres una persona realmente afecta al ejercicio adquirir prendas de calidad para el deporte es una inversión. Lo ideal es comprar las piezas que cubran las características que necesitas para la actividad a realizar. Antes de compra es importante: siéntate, estírate, agáchate porque nada se tiene que salir, nada se tiene que transparentar por ser una fibra de baja calidad.

La armonía del color y el estilo se lleva también con la ropa deportiva y los elementos extras (el uso de un tapete para hacer yoga, pelota, muñequera para secar el sudor, etc) procura que todo combine entre sí, así te verás con buen gusto.

La urbanidad son esos gestos de cortesía que se aplican para convivir de una forma más educada con el resto de las personas; por lo tanto, la etiqueta social también tiene su porqué al momento de hacer ejercicio, a continuación comparto contigo ciertas situaciones:

Correr al aire libre: existen lugares abiertos en dónde las personas logran ejercitar el cuerpo sin necesidad de realizar una inversión como puede ser el gimnasio o asistir a una clase en especial. La cortesía aquí aplica en no correr contra la corriente, observa hacia qué lado están corriendo las personas y sigue el mismo sentido para  evitar el estar esquivando a la gente.

Al ser un espacio al aire libre es casi habitual ver a las personas correr con sus perros; como dueño lleva contigo una bolsa de plástico para recoger las heces fecales de tu mascota; un punto importante a considerar es que si tu perro es agresivo, lo ideal es hacer uso de la correa para evitar algún accidente.

De igual forma, en sitios abiertos encontramos personas que realizan ejercicio en bicicleta; como ciclista indica al corredor que estás próximo mediante el uso del timbre de la bicicleta o indicar de qué lado pasarás para que la persona tenga oportunidad de moverse y como corredor respeta la ciclovía.

Lugares cerrados: el más recurrente para hacer ejercicio es el gimnasio; si es un lugar mixto como caballero ser respetuoso con las mujeres. El tema relacionado con higiene aquí es fundamental porque es sumamente desagradable utilizar un equipo que se encuentra lleno de sudor de otra persona, al terminar por educación y respeto limpia el espacio que utilizaste, sobre todo en este momento que debemos cuidar más los espacios por el COVID. Tenemos el caso de las clase de yoga un detalle de cortesía y respeto es apagar el celular o dejar en modo de silencio antes de ingresar.

Según la actividad físicas que realices aplica la urbanidad necesaria para ser un deportista son solo con buena imagen, también con educación; eso hablará bien de ti

Te espero en el siguiente tema de “Cualidades exquisitas”, sonríe.

Vestimenta y urbanidad como turista

Planear las vacaciones es todo un ritual que se debe considerar, el primer punto es ¿a dónde te gustaría ir de vacaciones?  Cada destino es diferente y si no queremos arruinar la vacación, lo mejor es prepararse con antelación.

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

Una vez que se tiene identificado el destino para vacacionar, el segundo punto es investigar el clima, esto con la finalidad de llevar las prendas adecuadas, evita llenar de «por si acaso» esto te ayudará a viajar ligero y con lo necesario. Planifica el vestuario que usarás todos los días y durante todo el día en diversas actividades que realicen en el destino; puedes optar por llevar “prendas básicas” por ejemplo: unos shorts, pantalones jeans o “tipo dockers” los cuales van perfecto con una camisa, camiseta o blusa y así lograr la diversidad en formalidad con pocas prendas.

Como turista investiga si necesitas cierto código de vestir, por ejemplo según las actividades del crucero en ocasiones se solicita al pasajero ropa de gala y ropa casual para su estancia abordo.

El calzado es pieza clave de la comodidad ¡jamás estrenar un par de zapatos en vacaciones! mucho menos si el plan es caminar bastante para conocer el lugar, porque terminarás con ampollas; lo mejor son unos zapatos cómodos sin llegar a “la facha” para disfrutar de la caminata.

Para ahorrar espacio en la maleta te recomiendo que si es necesario llevar un abrigo o prenda gruesa la mejor opción es transportar en la mano, en caso de ser necesario considera una toalla de secado rápido por composición minimiza el volumen y el peso del equipaje. Para hacer la maleta coloca en el fondo las prendas más gruesas, en la parte superior lo delicado, rellena los huecos con cosas pequeñas; los calcetines, la corbata y los cinturones los puedes guardar dentro del calzado mismos que debes guardar en la bolsa para zapatos así se protege el no manchar la ropa; para llevar los productos del cuidado personal como son el shampoo, acondicionador, cremas, cepillo de dientes, pasta, etcétera, lo mejor es comprar en el destino o hacer un kit de aseo para viaje con las cantidades mínimas o aceptadas por la linea área, coloca todo dentro de una bolsa de plástico por si alguno se abre no manche las prendas.

El propósito de vacacionar es olvidar el estrés de la vida cotidiana, descansar o conocer nuevos lugares. Algo importante a considerar es que ciertos destinos son muy concurridos,  por eso como turista en vacaciones nos toca mostrar nuestro lado más educado, pero sobre todo de tolerancia, porque no solo se trata de estar bien vestido, siempre estamos interactuando y se convive con mucho turistas y quizás son personas con diferente cultura.

Si es viaje al extranjero investiga el protocolo y la urbanidad o al llegar al destino pregunta a la gente que radica ahí qué es correcto, cuál es el saludo, la propina adecuada, vestimenta, costumbres, incluso palabras o gestos que puedan llegar a ser ofensivos para no hacer uso de ellos.

Investiga cómo se encuentra actualmente el destino con relaciòn a COVID, en algunos lugares ya no se usa el cubrebocas en lugares abiertos o las reglas ya están más relajadas, es mejor llevar de manera digital tu certificado de vacunación para que puedas disfrutar del destino sin restricciones en caso de que te lo pidan para ingresar a cierta actividad.

Recuerda lo mejor es ser un turista sumamente educado y regresar feliz a casa, cuida estos pequeños detalles para que no seas un vacacionista frustrado.

Te espero en el siguiente tema de “Cualidades exquisitas”, sonríe.

Principios generales vigentes del Manual de Carreño

Una buena imagen no solo es una cuestión de vestimenta o moda, el concepto de dejar una buena impresión engloba desde el lenguaje verbal y no verbal, las palabras que se usan al expresarnos, pero sobre todo el comportamiento; por lo que siempre diré: puedes ser una persona bien vestida, pero con una mala educación definitivamente te cerrará las puertas.

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

Mucho se dice del Manual de Carreño, que es obsoleto, que las buenas maneras ya pasaron; sin embargo, si bien es un manual que fue escrito hace muchos, muchos años, en él existe una gran diversidad de temas los cuales debemos considerar incluso en la actualidad, como son: el cuidado del aseo personal, de la vestimenta, como conducirnos con nuestros vecinos o en la calle, casas ajenas, espacios públicos, al conversar, etiqueta en la mesa, etc. Y con esto se confirma como la urbanidad y las buenas maneras se adaptan a lo se va viviendo como sociedad.

Por ejemplo, en la actualidad aunque al carro se le puede quitar el seguro con la llave a distancia, el que un hombre abra la puerta siempre será un gesto de caballerosidad, incluso, teniendo presente el contexto que se vive en donde se busca una igualdad de género, creo que es importante dejar claro que las buenas maneras no es un tema de género, sino de educación, de cortesía, en donde la mujer también se muestra atenta, y en donde ser una persona educada no significa que se esta coqueteando; porque el objetivo de la etiqueta social es conservar el orden y la armonía, de nada sirve tener una prenda de marca si la falta de urbanidad hablará más de la persona.

En el capítulo I, en los principios generales de Urbanidad y Buenas Maneras del Manual de Carreño se menciona lo siguiente:

  • La etiqueta es una parte esencialísima de la urbanidad.
  • Es una regla importante de urbanidad el someternos estrictamente a los usos de etiqueta que encontremos establecidos en los diferentes pueblos que visitemos.
  • Siempre que en sociedad ignoremos la manera de proceder en casos dados, sigamos el ejemplo de las personas más cultas que en ellas se encuentren.
  • La urbanidad estima en mucho las categorías establecidas, así que obliga a dar preferencia a unas personas sobre otras, según edad, el rango, la autoridad que ejercen, etc.
  • La urbanidad necesita de la virtud de la paciencia.

 

Son principios que siguen en la actualidad, quizá con otras palabras, por ejemplo: A donde fueres haz lo que vieres; que sería el número dos. Sobre todo, cuando se visita una cultura completamente distinta a la nuestra, debemos ser cuidadosos por respeto a su religión, usos y costumbres para no llegar a cometer una falta.

Con relación a etiqueta en la mesa es igual, siempre se dice: Si no sabes qué hacer, observa a la persona más culta o los anfitriones. Lo importante es identificar que hace la mayoría para no incurrir en un error, sobre todo en los que son los más comunes: no saber como consumir un alimento, que cubierto usar o cuál es el plato del pan.

Definitivamente mostrar preferencia o respeto a unas personas sobre otras, es algo que vemos actualmente, independientemente de un contexto protocolar, hasta en la vida cotidiana, siempre debemos mostrar respeto por los adultos mayores, las personas de mayor jerarquía, a los padres, maestros, el jefe, etc.

Cierto es que, varios son los consejos de urbanidad y buenas maneras que siguen vigentes, con otra redacción, algunos temas modificados al contexto actual o como es la Netiqueta que son las buenas maneras, pero en el mundo virtual. La etiqueta social jamás será una moda, es un estilo de vida que se aprende desde casa cuando somos pequeños y como adultos si se detecta que en algo se puede mejor considerar el aprendizaje como una herramienta de habilidades blandas las cuales permitan tener una mejor interacción con las personas, lo cual se verá reflejado en una excelente imagen integral.

Te espero en el siguiente tema de “Cualidades Exquisitas”, sonríe.

Urbanidad como automovilista, educación vial

La imagen de una persona no solo tiene relación con temas de apariencia, ropa, moda, marcas; el ser humano forma parte de en un entorno, y la imagen es integral: apariencia, comunicación y comportamiento. Por lo tanto, una mala educación vial puede afectar la reputación de una persona.

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

Todo lo que viste, hace o dice una persona envía información de cómo es, estado de ánimo, qué piensa, que le gusta, etcétera. Y el tema de la educación vial como automovilistas es fundamental; independientemente que sea algo que afecte o no a la reputación de una persona, es un tema que va más allá, te trata de educación, urbanidad. Es increíble observar cómo se forma un embotellamiento solo porque una persona no respetó el semáforo o el espacio aun identificando que no avanzaría más por lo tanto la calle quedaría tapada para el resto de los coches.

Existen un sinfín de reglas de vialidad que debe seguir el automovilista, en esta ocasión compartiré solo unas contigo:

  • Uso prudente del claxon: en un embotellamiento hacer uso del claxon es ilógico, porque los carros no se moverán solo porque haces ruido, esto solo ocasionado más tensión y contaminación auditiva.

El uso correcto del claxon es para que una persona o automovilista esté atento a cierta situación, por ejemplo: ya esta en verde el semáforo y la persona no avanza.

  • Estacionamiento: como conductor respeta el espacio delimitado para estacionarse, no es correcto adueñarse de más espacio, de igual forma, seguir el orden indicado con relación a la forma de estacionar (batería o fila). Al bajar del auto ser cuidadosos todos los pasajeros al momento de abrir la puerta sobre todo cuando se tiene un coche a lado; es muy molesto llegar y ver tu carro con un golpe, solo porque otra persona no fue cuidadosa.

Otro detalle de pésima falta de urbanidad, es hacer uso de los lugares de estacionamiento para discapacitados /embarazadas cuando no se es; de igual forma es una falta total de educación dejar el carro tapando las rampas.

  • Embotellamiento: no te provoques: el embotellamiento lo provoca el automovilista con la falta de educación vial, prisas y poco sentido común. Si al avanzar tapa la calle impidiendo el paso de otros vehículos, ¡No lo hagas! Es mejor esperar y considerar cuando ya es buen momento para seguir. 

 

  • Respeto: al ciclista, peatón; respeta las zonas asignadas para ellos. Frena el carro antes de llegar a la zona peatonal para que la persona pueda cruzar sin riesgos. 

Ser automovilista es una gran responsabilidad, por consecuencia, a la persona le corresponder respetar los señalamientos y aplicar el sentido común, porque existen riesgos mucho más graves como son: manejar en estado de ebriedad o hacer uso del celular, que esto incluso a llegado a provocar muertes.

La urbanidad existe y se aplica para que todas las personas tengan la oportunidad de transitar en armonía, resulta muy fácil culpar a otros, pero ¿Qué haces tú para no hacer un caos como automovilista?

Imagen personal no es solo lo que vistes, es cómo te comportas.

Te espero en el siguiente tema de “Cualidades Exquisitas”, sonríe.

¿Quién necesita a un consultor en imagen?

Cualquier persona que desee aprender a proyectar lo mejor de sí, que busque un proceso integral para potenciar su individualidad; mujeres, hombres, jóvenes o adultos que estén interesados en enriquecer su imagen personal o profesional necesitan a un consultor en imagen.

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

En la actualidad cada día vemos más consultores en imagen asesorando en el medio político, en las empresas, a las personas con relación a  su imagen profesional o  personal. Y, ¿qué hace un Consultor en Imagen? Es un profesional que aconseja sobre vestimenta, protocolo y modales; es un crecimiento integral que se basa en respetar la esencia para no hacer sentir a la persona “disfrazada” – Es lograr la mejor versión de sí, el secreto es identificar el estilo, las prendas que favorecen la silueta, así como los colores que resaltan la armonía de color natural o según el objetivo profesional.

Según cada consultor también se trabaja con los modales en la mesa, etiqueta social, el lenguaje no verbal,  protocolo de negocios y reputación digital.

Los inicios de la consultoría en imagen se remontan a Connecticut, USA con la investigación del maestro John T. Malloy, su estudio se basó en la relación que existía entre el comportamiento de los alumnos, y la vestimenta de los maestros. Descubrió que la ropa que se usa afecta en gran medida cómo responde el público o los interlocutores.

En 1980, en EE.UU,  creció considerablemente la demanda de personas que requerían de los servicios de un consultor de imagen. En 1990 los códigos de vestimenta se hicieron más flexibles y  a comienzos del 2000, ya era común encontrar un consultor de imagen en Estados Unidos, como en muchos países de Europa y  últimamente en algunos países como México.

La consultoría de imagen no es exclusiva de una figura pública, como: artistas, políticos o personas de medios de comunicación, cualquier persona que tenga interés por mejorar la proyección de su imagen, saber a cómo lucir siempre bien, conocer la forma adecuada de realizar combinaciones de color, identificar los detalles del buen vestir, considerar la calidad y no cantidad, invertir en piezas clave, pero sobre todo, entender el poder de la apariencia en todos los sentidos,  personal o profesional.

Incluso, en la actualidad cada vez son más las empresas que incluyen en su capacitación temas que tienen relación a la consultoría de imagen. Es generar consciencia en el colaborador sobre la importancia del cuidado de la imagen profesional como tarjeta de presentación, que a través de la imagen se genera credibilidad, se representa y construye la reputación de la empresa.

La forma de vestir y de comunicar ayuda a las personas a ascender al éxito, tener mejores de relaciones personales, en conclusión, ¿quién necesita a un consultor en imagen? ¡Todos!  Son muchos los beneficios que se logran al contratar este tipo de servicio profesional, para mí el más importante es la seguridad que adquiere la persona sobre su forma de vestir y actuar.

Te espero en el siguiente tema de “Cualidades exquisitas”, sonríe.

Urbanidad en el aeropuerto y durante el vuelo

Comportarse con propiedad en el aeropuerto y durante el vuelo es cuestión de respeto y sentido común, el objetivo es disfrutar del vuelo sin contratiempos.

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio en donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

Al momento de comprar el boleto de avión tienes la ventaja de prevenir momentos incómodos en el aeropuerto y durante el vuelo. Por ejemplo: para no tener cobros extras, que no te permitan transportar ciertas cosas o que incluso te quiten artículos de belleza e higiene; por tal razón te recomiendo leer cuidadosamente los requisitos de la línea área, como puede ser número de maleas, peso y tamaño del equipaje; incluso, si el precio del boleto que quieres comprar aplica mayores restricciones.

De igual forma tienes la opción de asignar tu asiento con antelación lo cual resulta excelente, sobre todo si eres una persona que acude frecuentemente al sanitario, si tienes algún malestar como gripe o sueles dejar el asiento constantemente, en este caso lo ideal es adquirir el asiento del pasillo para no molestar al resto de los pasajeros de tu fila; incluso, si tienes prisa puedes comprar de los asientos de adelante y así serás de las primeras personas en bajar del avión. Recuerda que el objetivo es cubrir tus necesidades, que puedas estar cómodo (da) o mover con mayor facilidad y de manera práctica sin molestar al resto de las personas que están viajando.

Al momento de tomar un vuelo ser puntual es fundamental porque te deja el avión, respeta el tiempo que solicita la línea aérea para que te presentes antes del despegue a documentar e ingresar a la sala de espera con tranquilidad.

 Al estar en el aeropuerto lo más acertado es ser consciente de las personas que se encuentran en movimiento dentro del mismo; esto es, al hacer uso de las escaleras eléctricas lo adecuado es situarse de lado derecho y así dejar libre el paso a los pasajeros que están caminando más rápido, en las bandas transportadoras autowalk  sucede lo mismo; aunque se utilizan para “no caminar” hay quien las usa para moverse mucho más rápido.

En la sala de abordar acomoda tus pertenencias en donde no obstruya el paso, si hay mucha gente evita colocar tus pertenencias sobre las sillas vacías, lo mejor es dejar el asiento libre para que otros pasajeros puedan permanecer sentados mientras esperan.

Al tener ya tu asiento asignado no es necesario “apartar lugar con la maleta en la sala de abordaje” Solo escucha las indicaciones al momento del ascenso para evitar la aglomeración o que te regresen porque todavía no es tu turno de subir al avión.

Durante el vuelo, debemos recordar que el ser humano es muy celoso de su espacio y en el avión este queda muy reducido, por lo tanto respeta espacios, cuida tu aroma corporal, modera el tono de voz; ciertas personas viajan por diversión y van en grupo casi casi haciendo fiesta, también esta la persona reservada que vuela por negocios la cual necesita ir trabajando o le gustaría descansar durante el trayecto. El punto aquí es que todos son viajeros, hay que ser prudentes.

Si te gusta mucho hablar, observa el lenguaje no verbal de la persona junto a ti, si tiene posturas cerradas, si lleva audífonos, un libro o algún dispositivo electrónico, sus respuestas son cortas; estas son señales de que no tiene quizá el interés en entablar una conversación profunda.

Al aterrizar el avión espera un poco por seguridad a que éste esté completamente en alto, concede el paso si es necesario, y baja el equipaje de mano de los compartimentos con precaución.

Te invito a seguir estas recomendaciones y así disfrutar del vuelo sin contratiempos.

Los espero en el siguiente tema de “Cualidades Exquisitas”, sonríe.

Urbanidad con el uso de las puertas

Existe una frase que dice “hay dos palabras que te abrirán muchas puertas: jale – empuje”. Este tema surge al ver a una persona que por las pisas no leyó las palabras: jale – empuje ¡Y se dio un golpe con la puerta, que ya se imaginarán! Esto me llevó a pensar dos cosas, la primera: que por las prisas no leemos; y la segunda, será que por las prisas ¿ya se perdieron las reglas de cortesía ante el uso de la puerta?

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

La urbanidad es un tema de sentido común, tratar al otro como te gustaría ser tratado, ser siembre educados, mostrar respeto hacia los demás. Qué pasa con los autos que ahora desactivan el seguro con la llave..¿El hombre ha dejado de abrir la puerta del carro a la mujer? O con las prisas ni te das cuenta si alguien más va a entrar o salir después de ti, y solo sueltas la puerta.

La cortesía, urbanidad, buenos modales y todos los sinónimos que se relacionan con este tema de educación, no es un gesto que se puede olvidar porque “pasó de moda”, por las prisas o incluso por la misma tecnología; es un tema de valores, es un tema de etiqueta social. La cortesía es fundamental para dejar una excelente impresión.

En esta publicación comparto contigo tres situaciones de cortesía para el uso de las puertas:

 1.- Si la puerta esta cerrada, tocar antes de entrar: esta regla de cortesía aplica en todos los contextos, desde casa, hasta el ámbito profesional. Siempre hay que mostrar respeto por la privacidad de las personas.

2.- Al ingresar o salir de un lugar: abrir la puerta, sostener y ceder el paso ¡no solo es soltar la puerta! Observa si alguien más va a entrar o salir y si necesita ayuda con la puerta. Si bien en ocasiones se encasilla en un contexto de “genero” en donde el hombre cede el paso a la mujer, en ocasiones la mujer también debe mostrar su lado amable con los adultos mayores o personas discapacitadas.

3.- Un caballero siempre abre la puerta del carro: una del las características que distingue a un hombre es ser siempre un caballero, independientemente que este cortejando a la mujer o no; por lo tanto si la llave del carro desactiva el seguro de la puerta, el hombre de cualquier forma abre la puerta del carro y ayuda a la mujer.

Estamos rodeados de etiqueta social, porque es la manera cordial de convivir, lograr un orden; por lo tanto, todo lo que hacemos tiene algo de urbanidad. Recuerda, si no quieres estamparte con la puerta lee! jale y empuje. Y lo más importante, una persona educada siempre será bien vista, la cortesía jamás esta de más.

Te espero en el siguiente tema de “Cualidades exquisitas”, sonríe.

5 consejos de imagen y seguridad como automovilista

Justo el otro día estaba en mi carro esperando la luz verde para continuar mi camino, cuando el automovilista de junto, así, de la nada ¡introduce el dedo en su fosa nasal!… ¡Quedé perpleja! esto me hizo reflexionar: “será que las personas creemos que el automóvil nos hace invisibles” ¡evita hacer eso en público!

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

Como siempre lo he comentado en mi blog, todo es una extensión de nosotros y siempre comunica algo, según la marca del auto se puede hacer una conjetura del nivel adquisitivo del individuo, asimismo se deja en manifiesto la personalidad; un auto deportivo, seguramente es alguien que le gusta la adrenalina, poco convencional, etcétera.

Tener un vehículo es una responsabilidad, a continuación comparto 5 reglas de oro para los automovilistas de lo que no se debe hacer en un carro.

1.- Evita hablar por teléfono: es una cuestión de seguridad, cada vez son más frecuentes los accidentes por el consumo de alcohol y uso del móvil, por un segundo de distracción se pueden perder muchas vidas; el mundo no se va a acabar sino se contesta un mensaje o llamada.

2.- Damas, no maquillarse en el auto: si bien se sabe que las mujeres tienen la maravillosa habilidad de realizar varias actividades a la vez, por seguridad ¡eviten maquillarse en el auto! considera mejor despertar 10 minutos antes y salir de casa ya maquillada.

3.- El carro no es antro: lamentablemente por el tráfico en ocasiones se suele pasar mucho tiempo dentro del carro, para olvidarse del estrés es completamente sano escuchar música, pero no a todo volumen; quizá no escuches la ambulancia por estar cantando a todo pulmón en tu vehículo.

4.- El auto, no es bote de basura: algo que afecta muchísimo la imagen de una persona es la pulcritud del vehículo, ser un ejecutivo y llegar a la empresa con el carro todo sucio, es totalmente incongruente con una imagen de autoridad, incluso dentro del mismo automóvil, ¡evita acumular desperdicios! Así al momento que otras personas tengan que subir a tu automóvil no tengas que disculparte por toda la basura.

5.- No es ropero, ni oficina: cuando se tiene automóvil resulta muy cómodo transportar cosas, en caso de ser necesario lo ideal es hacer uso de la cajuela, así los asientos estarán limpios, libres; pero sobre todo evitarás ser un blanco fácil de robo.

Por lo tanto,  si tienes automóvil la primera regla de oro es: Tener educación vial.

Te espero en el siguiente tema de “Cualidades exquisitas”, sonríe.

Imagen y urbanidad en las fiestas decembrinas

La urbanidad y la imagen de cada persona siempre se proyectan; son dos elementos que invariablemente trabajan juntos y sobre todo ¡no se van de vacaciones!

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

En las fiestas decembrinas se convive en todo tipo de reuniones: sociales, familiares, de trabajo. No existe lo bueno ni lo malo, lo principal es considerar el entorno en el que se va a convivir para ser consciente en el  consumo de alcohol y la vestimenta.

En reuniones laborares, siempre se debe conducir con cordura, evitar el exceso del consumo de alcohol, así como evitar la vestimenta muy provocativa. Debemos de recordar que aunque es una reunión “social-laboral” el profesionalismo, credibilidad de la persona puede estar en juego; sobre todo en la actualidad con el uso de las redes sociales, que en cualquier momento una imagen comienza a circular en la red afectando seriamente la reputación profesional.

La formalidad en la vestimenta la determina el tipo de reunión, el clima; siempre será un acierto el presentarse arreglado debido a que es nuestra marca personal y se está en un evento de celebración, como es: la posada, la noche de navidad o fin de año.

Otro punto a considerar es el evitar ¡las compras de pánico a como de lugar! las tiendas departamentales o el supermercado suelen tener muchos visitantes hasta llegar a la aglomeración, aparecen las supuestas “ofertas” y ¡comienza el estrés! Que siempre quede en uno ser prudente. Preferible para esos casos, tener un presupuesto destinado a “gastos de diciembre” y realizar con antelación una lista de obsequios.

Entregar regalos no es una obligación, solo es una muestra de cariño, incluso un detalle suele ser más valorado. Si compras en una tienda departamental solicita el ticket de regalo para que la persona pueda cambiar el obsequio sin problema. Algo importante, nunca pero ¡nunca! regalar cosas de imitación; si no se cuenta con el dinero para comprar el producto original, preferible descartar dicha marca.

Es momento de vestir de gala la mesa ¡de manteles largos! — ¡por fin! usar la vajilla que malamente se guarda para “ocasiones espaciales”, el uso de copas y cristalería; Aunque la cena este deliciosa y estemos en compañía de los seres queridos, jamás se deben relajar los modales en la mesa, la servilleta no es babero, es para limpiar las comisuras, no limpiar el plato con el pan, ser consciente con el consumo de los alimentos (se encuentran más personas invitadas), no hacer ruidos al comer, etcétera.

Te invito a disfrutar de las fiestas decembrinas con cordura e imagen…¡Felices fiestas!

Te espero en el siguiente tema de “Cualidades exquisitas”, sonríe.

Urbanidad hacia personas con discapacidad

En una ocasión presencié una conferencia maravillosa impartida por una persona con discapacidad visual, la cual me hizo reflexionar sobre el tema. Las personas con una discapacidad merecen todo nuestro respeto; como individuos, el compromiso como sociedad es fomentar la cultura del trato y convivencia con educación.

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

El trato hacia la persona con una discapacidad debe ser de forma natural, esto es evitar sentimientos de lástima o compasión. Al hacer mención de una persona lo correcto es expresarse así: persona con discapacidad. Explicaba el conferenciante: “personas especiales son mis hijos o mi novia, personas con capacidades especiales los superhéroes, persona con discapacidad es lo apropiado”. Por lo tanto se dice: persona con discapacidad y se hace referencia al tipo de discapacidad, por ejemplo: persona con discapacidad auditiva, persona con discapacidad visual.

Antes de ayudar, lo acertado al apoyar a una persona con discapacidad primero es preguntar: ¿Necesitas ayuda? Si la respuesta es, sí, entonces consultar ¿Cómo puedo ayudarte? Así la persona dará las instrucciones necesarias y se ayuda con la forma requerida. Como es el caso de las personas con discapacidad visual, con quienes por cierto lo correcto es ofrecer nuestro hombro o el brazo para guiar sin problema. De ninguna manera se debe tomar del brazo o de la mano a la persona y mucho menos tocar el bastón.

Hay que entender un poco el tipo de discapacidad para saber cómo ayudar, cómo comunicarnos y utilizar los términos indicados. Si se tiene alguna duda, siempre, lo mejor es preguntar directamente a la persona. Por ejemplo, la discapacidad auditiva: una persona sorda no siempre es muda, por lo tanto no es correcto decir: es sordomudo.

Como sociedad se debe fomentar la cultura del trato y convivencia con educación y respeto, por lo tanto: la silla de ruedas, el bastón, como los perros guías, son una extensión del cuerpo de la persona con discapacidad, respeta su espacio, y evita el contacto físico.

De igual forma, los perros guías no son para jugar, ni mucho menos se puede ofrecer comida, ellos están trabajando y un momento de distracción le puede costar la vida a su dueño o provocar un accidente.

La silla de ruedas no es perchero o para  recargarnos; incluso por cortesía lo apropiado es tratar de colocarse a la misma altura de la persona en silla de ruedas para lograr la empatía con el contacto visual, de modo que la persona con discapacidad no tenga que forzar su cuello sobre si es por un tiempo prolongado.

Parte de la etiqueta social como ciudadanos es respetar las rampas, el sanitario, los asientos y todo lo que tiene algún señalamiento que lo hace exclusivo para personas con discapacidad. Incluso los negocios siempre deben considerar las adaptaciones necesarias para facilidad de movimiento.

Recuerda, es fomentar la cultura de convivencia de manera natural con educación y respeto.

Te espero en el siguiente tema de “Cualidades exquisitas”, sonríe.