Cortesía al visitar una casa

Cualquier pretexto es excelente para visitar la casa de nuestros seres queridos, amigos, familia. Sin embargo, cuando se tiene mucha confianza dejamos de lado ciertos detalles de educación, independientemente que sea la familia o una amistad muy allegada con la cual se siente uno en confianza, jamás debemos olvidar las buenas maneras.

Bienvenidos nuevamente a “Cualidades Exquisitas” un espacio donde aprenderás por qué cuidar nuestra imagen es fundamental.

Al momento de efectuar una visita indudablemente lo que se debe cuidar  es no ser inoportuno por tal motivo, siempre hay que informar de nuestra visita mínimo una hora antes, preguntar si existe inconveniente alguno para llevar a cabo nuestra visita, e incluso preguntar si es apropiado llegar acompañado.

Al momento de llegar al domicilio procura limpiar tu calzado en el tapete de entrada, así evitas dejar las huellas de los zapatos u otro tipo de manchas si el piso del exterior esta mojado por la lluvia.

Es bien visto llevar un obsequio, algún detalle para la persona que se visita, algo no necesariamente ostentoso puede ser un dulce, el postre favorito, algo que realmente guste a la persona en cuestión, lo cual la hará sentir importante y querida.

Llevar mascotas y en ocasiones niños es algo que siempre se debe consultar sobre todo si es la primera vez que vas de visita a esa casa esto para que no exista ningún inconveniente, quizá la persona tiene alergia a las mascotas  o la casa no cuenta con las instalaciones adecuadas para los pequeñitos.

Si eres una persona afecta al cigarro, observa a tu alrededor, si la casa no cuenta con un cenicero a la vista, seguramente no será apropiado fumar dentro de la misma, lo correcto es preguntar si no resulta molesto el que fumes.

Reflexionar sobre la hora de visita es fundamental, evita el horario de alimentos (desayuno, comida, cena), o llegar muy tarde, considera los tiempos de la otra persona. Lo más importante es ser consciente de los horarios de la otra persona: si trabaja, acude a la escuela, tiene hijos, se encuentra con alguna enfermedad. Lo oportuno es una visita breve entre semana para no desvelar a la persona.

Durante la visita, observa el lenguaje no verbal de la persona que visitas, esto dará la pauta de cuándo es el momento correcto para retirarse; si la persona se muestra ansiosa, moviendo el pie o los dedos, incluso bostezando o la charla deja de fluir ¡definitivamente son señales de que el tiempo de visita ha terminado!

Una persona con educación muestra respeto y consideración por los demás.

Te espero en el siguiente tema de “Cualidades exquisitas”, sonríe.